Comité Científico-Técnico

Foro BioProtección Vegetal del COITAVC

Alternativas de control en Espacios Verdes

Actualmente la mayoría de la población mundial habita en núcleos urbanos y se estima que el 85% de ella lo hará en 2050, con un aumento de las áreas urbanizadas. Se pueden considerar las ciudades como entornos biológicamente inhóspitos para los seres vivos cuya hostilidad se mitiga con la incorporación de espacios donde se concentran plantas diversas y de diferente origen, formando jardines, parques, espacios periurbanos, alineaciones de árboles en calles y plazas, etc., lo que denominamos espacios verdes.

 

Las plantas que conforman los espacios verdes filtran contaminantes y el polvo del aire, proporcionan sombra, suavizan las temperaturas en las zonas urbanas y  aportan espacios recreativos. Además, la presencia de parques, jardines y calles arboladas contribuye a la mejor calidad de vida de la ciudadanía en muchos sentidos: en el bienestar social, psicológico, económico y de salud pública. Por otro lado, la riqueza de la vegetación de los espacios verdes, donde pueden vivir numerosos organismos, contribuye a la biodiversidad y es beneficiosa para el medio ambiente.

No obstante, hay que tener en cuenta que la mayoría de los espacios verdes son ecosistemas creados por el hombre, con especies de planta de origen exótico y que viven en condiciones subóptimas (falta de suelo, ciclos de nutrientes incompletos, escasez de agua, entorno de cemento y asfalto, condiciones climáticas adversas, contaminación ambiental, etc.). Esto supone que frecuentemente dicha vegetación vive en condiciones de estrés y, por tanto, es más susceptible al ataque de organismos que pueden convertirse en plagas o causar enfermedades.

 

El término plaga es un concepto antropocéntrico. Se considera una plaga a un organismo que compite con los intereses humanos ya sea por interferir en el aprovechamiento y productividad de las plantas, poner en riesgo su supervivencia, afectar su utilidad o provocar, por sí misma o por sus efectos, molestias. Al ser las ciudades el lugar donde vive la mayoría de las personas, este concepto se acentúa, especialmente cuando se habla de funcionalidad o de molestias. Sin embargo, comparativamente, la atención que se ha prestado en general a las plagas y enfermedades de los espacios verdes ha sido mínima con respecto a la dada en los cultivos.

 

El aumento global de la urbanización es una de las causas de pérdida de biodiversidad mundial, y uno de los retos clave para un desarrollo sostenible de las ciudades es integrar la conservación de la biodiversidad en el diseño y manejo de los espacios verdes. Para ello es esencial modificar las estrategias de gestión de plagas y enfermedades, históricamente fundamentadas en los tratamientos con productos químicos de síntesis de elevada toxicidad, y avanzar en el uso de metodologías más respetuosas con el medio ambiente. El marco en el que se plantea este Foro, tiene como objetivo principal la presentación de herramientas para una gestión de plagas y enfermedades más sostenible en áreas verdes. Los objetivos específicos son:

 

1) Describir y valorar la situación actual de la gestión integrada de plagas en España,

2) Exponer nuevas metodologías y ejemplos de casos de su aplicación, haciendo especial énfasis en el control biológico y mostrando experiencias realizadas en diversos modelos de espacios verdes y viveros ornamentales,

3) Analizar los principales problemas de gestión de plagas que tienen los responsables de algunos municipios y,

4) Presentar algunos casos de plagas y enfermedades emergentes que ya están causando problemas en la actualidad o pueden hacerlo en un futuro próximo.

 

Xavier Pons Domènech y Antonia Soto Sánchez

Julio 2020

Coorganizan:

Colaboran:

Patrocinan: